Introducción

Los partidos reducidos son muy beneficiosos para los participantes. Los estudios realizados y la experiencia muestran que los niños se divierten y aprenden más jugando con pocos jugadores y con reglas adaptadas. Tocan el balón con mayor frecuencia, aprenden más rápidamente y toman más decisiones durante el partido (se incrementa la concentración, puesto que el balón nunca se encuentra lejos).

Los niños también se implican más en el partido (más movimientos y ejercicios) y lo aprecian mucho más que si jugaran sobre grandes espacios. Menos jugadores sobre el terreno de juego y en un equipo garantizan más atención individual de los participantes. También tienen más oportunidades de marcar goles (que es lo que desean todos los niños), y los porteros (excepto en el caso del fútbol 4) actuarán más.

Los niños también se implican más en las acciones de ataque y defensa, puesto que de esta forma se encuentran expuestos más a menudo a todo tipo de situaciones futbolísticas y, en consecuencia, se divierten y aprenden más. 

fu4_9516_03.jpg

Estadística

La estadística respalda los beneficios de los partidos reducidos en comparación con el fútbol 11. Algunas cifras:

 

  • Los jugadores tocan el balón 5 veces más en fútbol 4 y un 50 % más en fútbol 7.
  • Los jugadores se encuentran tres veces más a menudo en situaciones de 1 contra 1 en fútbol 4 y dos veces más a menudo en fútbol 7.
  • De media, en fútbol 4 se marca un gol cada 2 minutos, y uno cada 4 minutos en fútbol 7.
  • Las intervenciones de los porteros son entre 2 y 4 veces más frecuentes en fútbol 7 que en fútbol 11.
  • El balón se encuentra detenido un 8 % del tiempo en fútbol 4, un 14 % en fútbol 7 y un 34 % en fútbol 11. 

 Beneficios 

 

En los partidos reducidos, todos los jugadores:
  • reciben el balón más a menudo;
  • intentan marcar continuamente;;
  • tienen libertad para jugar;
  • reciben los ánimos del entrenador-educador;
  • reciben el apoyo de los entrenadores-educadores y de sus padres.