¿Cuál es el vínculo con el gobierno?

Ningún gobierno puede prescindir del deporte y los beneficios que puede generar para su población. El fútbol fomenta la salud, la educación, el espíritu de equipo y la deportividad. Estos son conceptos esenciales para los gobiernos e integran los valores de la sociedad moderna.

Los objetivos del programa Grassroots son similares a los valores que incentiva cualquier país: 

  1. Ofrecer los medios para practicar el deporte en cualquier lugar, la calle, las escuelas, los clubes, etc. El fútbol debería ser accesible para todos, sin distinción de sexo, raza ni procedencia.
  2. Permitir a los niños jugar juntos. El fútbol como medio de comunicación e intercambio.
  3. El deporte es positivo para la salud, con mensajes básicos como el bienestar, el equilibrio y el sentirse bien físicamente.
  4. El deporte como herramienta de educación, a través del aprendizaje y el respeto de las Reglas de Juego, la práctica de ejercicios y de juegos planificados, el respeto hacia los adversarios y colaboradores, la voluntad de ser el mejor, de superarse, la alegría de ser el vencedor y la tristeza de resultar vencido, etc.
  5. El deporte es uno de los componentes de la vida, asociado a la diversión, al placer y a la emoción. 
kuwait3_02.jpg

¿Qué hace que la relación con los gobiernos sea importante?

Normalmente, el fútbol se practica en clubes, más o menos estructurados según la situación económica de los países y el desarrollo del fútbol (popularidad, financiación, recursos humanos, voluntariado, caridad y estructuras de las federaciones).

Pero el fútbol no puede limitarse únicamente a los clubes; es universal y se practica en todas partes. La reciente mediatización del fútbol callejero y el desarrollo del fútsal, en ocasiones asociados a los barrios de las grandes ciudades, nos recuerdan que el fútbol se juega en cualquier lugar en que los jóvenes tienen la libertad de expresarse y los medios para comprarse o fabricarse un balón.

Las escuelas constituyen un vivero importante de futbolistas, puesto que el deporte es una asignatura en la mayoría de sistemas educativos. 

mauritius4_02.jpg

A partir de estos elementos, es evidente que el deporte, y más concretamente el fútbol, se inscribe naturalmente en los programas gubernamentales. Aquí se presentan algunos ejemplos: 

  • El ministerio de Educación puede fomentar programas de fútbol en el currículo. Esto puede reforzarse con intercambios y partidos entre clases y escuelas. El ministerio puede incluso organizar jornadas futbolísticas nacionales, por ejemplo. 
  • El ministerio del Deporte y Juventud facilita el acceso a las estructuras deportivas nacionales y los programas destinados a la juventud (día de la infancia, fiesta del deporte, etc.). 
  • El ministerio de Sanidad asocia la práctica del fútbol a un mayor bienestar y al equilibrio del ser humano, velando por la nutrición, transmitiendo mensajes contra el uso de drogas y otras sustancias nocivas, etc.
  • Se incentiva la política municipal y la apertura de las zonas rurales organizando o adaptando festivales deportivos, contratando entrenadores-educadores, ofreciendo a los jóvenes la oportunidad de conocerse, organizando jornadas, etc.
  • La situación de la mujer, fomentando la práctica del fútbol por parte de ambos sexos y el fútbol mixto entre niños.