El fútbol mixto

Durante muchos años, numerosos países se han negado a que los más jóvenes jueguen al fútbol mixto por motivos culturales. Las chicas no podían practicar este deporte si no era con otras chicas, independientemente de que hubiera una gran diferencia de edad. En cuanto a la educación, un gran número de países han implantado en los últimos años el sistema mixto, en el que los niños ya no se dividen por sexo, sino por edad y nivel de estudios.

La igualdad en el deporte y en el fútbol entre los más jóvenes sigue este mismo camino. Cabe destacar que ciertos países permiten el sistema mixto en el fútbol hasta los 12 años, mientras que otros no ponen límite. Así se comprende más fácilmente por qué en estos últimos está tan desarrollado el balompié. Permitir que chicos y chicas jueguen juntos es una forma de fomentar una mayor tolerancia y respeto mutuo. Al jugar con los chicos, las chicas se crean una imagen propia más positiva, aprenden a confiar en sí mismas y son más conscientes de su habilidad.

 

  • El sistema mixto en el fútbol engloba todas las formas de competencia en las cuales las chicas y los chicos pueden jugar con y contra el otro. Por tanto, podemos hablar de carácter mixto en los siguientes casos: un equipo de chicos que juega contra uno de chicas;
  • un equipo mixto (chicos y chicas) que juega contra uno de chicos;
  • un equipo mixto (chicos y chicas) que juega contra uno de chicas;
  • un equipo mixto (chicos y chicas) que juega contra otro mixto (chicos y chicas).    

En consecuencia, siempre que sea posible y al mismo tiempo se tengan en cuenta y se respeten la estructura de las diversas sociedades y las posibilidades culturales y educativas, permitir el sistema mixto en el fútbol, al menos hasta los 12 años, contribuirá enormemente al desarrollo del fútbol. 

109_03.jpg