The partnership with the parents

El entrenador-educador debe tratar de establecer una relación respetuosa con los padres de los niños. Según sean los valores culturales y familiares de la comunidad donde se desarrolla el programa, en ocasiones los padres pueden reaccionar exageradamente ante la actuación de sus hijos.

Por otra parte, en ciertas situaciones pueden ser de gran ayuda para el entrenador-educador y transportan material y otras cosas con él. Establecer buenas relaciones con las familias forma parte del trabajo del entrenador-educador. He aquí varios consejos prácticos para tratar con los padres:

 

  • Al principio de la sesión o cuando comiencen eventos como festivales o torneos, no se olviden de explicar brevemente a los padres los principios pedagógicos y de participación del programa de fútbol base.
  • Hagan un esfuerzo por conocer y tener en cuenta los valores culturales y familiares de la comunidad donde se desarrolla el programa. El entrenador-educador debe tener en consideración las tradiciones, creencias y conductas características de las familias.
  • Hablen con cada padre para comentarles los aspectos positivos de la evolución y el comportamiento de su hijo.   

  • No se olviden de que los padres pueden tener buenos contactos que podrían ayudarles a recaudar fondos para iniciativas con patrocinadores locales. 
  • El entrenador-educador puede organizar charlas educativas y reuniones con los padres donde se debatan asuntos importantes sobre sus hijos, tales como los hábitos alimentarios, la prevención de lesiones, la higiene personal, la educación sanitaria y el apoyo emocional. 

Tal y como se explica en los códigos de conducta, es necesario que los entrenadores-educadores y los padres trabajen juntos para que se respire un ambiente de diversión y bienestar. 

Good parents help their children to be good players; excellent parents help their children to be excellent people.

Dietmar Samulski