El juego

JUGAR es la gran alegría de la infancia; es durante la actividad lúdica cuando el niño es él mismo. Está demostrado que JUGAR es una manera de desarrollar diferentes aspectos del comportamiento físico, afectivo y mental.

No se deja de lado la idea de competir, pero resulta esencial que el grado de competitividad se adapte a las características del comportamiento del niño.

Así pues, la idea consiste en proponer a los niños situaciones básicas sencillas, accesibles para todos y que concuerden con sus motivaciones. 

El fútbol base debe enfocarse desde la siguiente perspectiva:

 

  • Es ante todo un JUEGO
  • Se debe presentar como un JUEGO
  • Debe estar simplificado para adaptarse a las características del niño
  • Propone los dos conceptos básicos del fútbol: cooperación y oposición
  • Es un medio excelente de desarrollo físico, motor, psicomotor, mental y social 

bc4c8226_02.jpg

Frecuencia y duración

La frecuencia de las sesiones depende de la edad y la experiencia de los niños. Las escuelas pueden programar normalmente una o dos sesiones semanales, mientras que los clubes organizan un máximo de tres sesiones semanales para menores de 12 años.

La duración de la sesión puede reducirse en condiciones meteorológicas adversas (calor, frío, lluvia, viento, etc.). Por tanto, el entrenador-educador debe adaptar la sesión a la edad y la calidad técnica de los niños, además de al tiempo.